Viajes al corazón

Viajar es una de las experiencias más enriquecedoras que existen.

No siempre podemos hacerlo con la frecuencia que desearíamos, pero lo normal es que intentemos escaparnos el mayor número de veces posible, en busca de bellos lugares.

Los viajes además de meternos recuerdos en la mochila, sacan a flote las emociones. Y es que por más que nos guste el destino, si tenemos desavenencias con quienes nos acompañan, sentiremos frustración en lugar de desconexión. O al contrario, sí sentimos afinidad y conectamos, estaremos más propensos a convertirlo en una experiencia inolvidable.

Es lo que marca la diferencia: el acierto de viajar con quienes nos sentimos felices.

Hasta el año pasado nunca había viajado a solas con mis hermanas. Las veces que habíamos compartido escapada era con nuestras respectivas familias y no era lo mismo. Sin terceros a los que prestar atención, pudimos reencontrar la complicidad de nuestra infancia y olvidar, por unos días, las complicaciones que la vida nos había deparado, rebajando la tensión de las obligaciones en un paréntesis que hacía de bálsamo.

Rumbo a las emociones.

Ese finde largo de tres días, el reloj se ralentizó para que se obrara la magia.

Nos fuimos al norte, a un precioso Boutique Hotel: el del Puente Colgante en Portugalete. La estupenda reforma y el trato del personal contribuyó a sentirnos de lujo durante la estancia.

La espontaneidad fue nuestra compañera de viaje.

Era septiembre, y el verano daba sus últimos coletazos. El clima suave permitía largos paseos, sin agobios calurosos, por lo que desde bien temprano iniciábamos una ruta rumbo a la sorpresa. Sin agenda, eligiendo por pálpitos, dónde tomar algo, qué visitar, en qué lugar comer… como si fuéramos hojas llevadas por el viento.

Las fotografías hechas con el móvil no son de gran calidad, pero reflejan la belleza que nos rodeaba. Lo que más nos fascinó fue la zona de Las Arenas (en Getxo). En su largo paseo frente al mar, una sucesión de impresionantes casas y mansiones nos hacía sentir como personajes de un cuento, aunque sólo las viéramos desde el exterior.

Ese escenario nos abrió a confidencias y sueños. A imaginarnos un futuro diferente, pero sabiendo que el presente ya era muy valioso.

Si el otro día os hablaba de lo importante que es buscar la belleza, empezando por la propia casa, creando esos rincones exclusivos que nos aporten paz y serenidad; hoy comparto la opinión de que cada gesto que realizamos en la vida ha tener un fin parecido. Hemos venido a intentar ser felices, y dentro de la imperfección de la vida, puede lograrse.

Porque Bellilandia no es un lugar, es un estado mental.

A través de los viajes rompemos con lo cotidiano. Nos abrimos a lo nuevo. Nos dejamos cuidar en bonitos hoteles donde no hay que hacer nada más que disfrutar y vivimos con libertad, fuera de la rigidez de los horarios que nos impone a cada uno su propia rutina.


Os invito a pensar en qué viajes importantes tenéis pendientes.

No me refiero tanto a un destino concreto, si no a esa experiencia viajera compartida con alguien querido, que permanece sin marcar en la «wishlist» personal; una buena amiga; los hijos adultos; la madre, hermanxs…, o por qué no, una escapada en solitario que queréis hacer alguna vez en busca de vuestro yo más atrevido.

Los viajes que nos llegan al corazón nos enriquecen y dejan un poso de felicidad al recordarlos. Nos hacen decirnos: ¡qué bien que lo he hecho!.

Y por más que ya tengáis unos cuantos en vuestro bagaje viajero, nunca es una tarea finalizada del todo. ¡Siempre hay que ir a por más!

Nosotras ya esperamos los siguientes…


¡Hasta el próximo Post!

Fotografías. Imagen 1 Congerdesign – Imagen 2 Free-Photos – Imagen 3 JillWellington – Imagen 16 Silviarita. – Imagen 17 Langll. A través de Pixabay.

Resto de fotos familiares – Archivo sisters.

¿CUÁNTOS CORAZONES ME PONES?

Mira lo que significan, elige y dale a enviar puntuación. Gracias!

5 / 5. Recuento de votos: 6

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

7 comentarios en «Viajes al corazón»

¿Qué te ha parecido ? Comenta que te leo...