Sin miedo al pasado

¡¡ TIP !! – Este post es continuación de una historia. Te recomiendo leer las anteriores para que tenga sentido.

Orden de esta cadena de Post enlazados: NieblaTras la NieblaMadreUna puerta al Pasado. CLICA en los enlaces para leerlos o releerlos.

…. CONTINUAMOS.

No hay como escuchar a quien te inspira confianza, por su serenidad y buen razonamiento, para tomar la mejor decisión.

Como arguyó su sesuda amiga Ana, en los días que le quedaban no podría hacer milagros del tipo «chica en vacaciones descubre una vida anterior y la enigmática historia de una antepasada acusada de brujería». El tiempo iba en su contra, porque sólo disponía de unos días, y por otro lado, lo que ocurría estaba fuera de su control. Tampoco podía estar segura de la veracidad de esas visiones.

Lo mejor era adaptarse a las circunstancias, dejar de luchar contra lo desconocido, para no desperdiciar su viaje soñado durante años.

«Déjalo fluir; visita los lugares que tenías pensado y simplemente abre la mente a tus sensaciones. Si vuelve a ocurrir, haz como si vieras una peli. Concéntrate en lugar de asustarte. E incluso, si puedes, pregunta para qué fin se te muestran estas imágenes; quizás saques algo en claro».

Más tranquila, tras escuchar esa voz querida y positiva, decidió relajarse. Empezó a soltar los miedos que la perseguían. Rememoró las diferentes escenas pero distanciándose de ellas, adoptando el rol de una observadora.

Así lo haría. No huiría a ninguna parte, simplemente seguiría a lo suyo con los ojos bien abiertos. En el caso de que regresaran las alucinaciones, recuerdos o lo que fueran, mantendría la sangre fría. Se comportaría como un forense que disecciona un cuerpo, o una historiadora que busca información entre los libros de una antigua biblioteca.

Ya tenía planes en mente para el día siguiente. Uno de ellos, visitar el Monumento de estilo gótico, de corte victoriano, erigido en honor del autor escocés sir Walter Scott. En los Princes Street Gardens de la misma Edimburgo.

De todas formas, curiosa como era -a falta de bola de cristal, o de quién le hiciera una hipnosis regresiva-, cogió el móvil en busca de respuestas.

En internet había mucha información sobre Escocia. Tal como databa la inscripción del Pozo de las Brujas, en el Castillo de Edimburgo, los siglos dieciséis y diecisiete fueron una etapa oscura de la historia.

El Rey Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra, propició en 1591 una caza de brujas que culminó con el famoso proceso de North Berwich. Muchas de ellas, acabaron en la hoguera en la cima de Calton Hill; otras en el mismo castillo.

Fueron tiempos de injusticia y odio. De ignorancia y superstición.
Era horrible descubrir el tipo de pruebas a las que eran sometidas. Algunas tan absurdas, por otro lado, como lanzarlas al lago Norlloch : las que flotaban eran consideradas brujas, sin tener en cuenta la lógica, que en aquel tiempo brillaba por su ausencia, de que con los miriñaques de sus faldas era difícil no hacerlo. Y eso por no hablar, de otras torturas horribles…

Por suerte aquellas historias formaban parte del pasado, si bien sobrecogía pensar lo terrible que fue la vida (y la muerte) para aquellas mujeres; incluida la hermosa pelirroja de las visiones que sintió como madre.

Por un momento se preguntó, en el caso de que existiera la posibilidad de conectar con el pasado, si aquella mujer le habría dejado algún tipo de legado, más allá de unos recuerdos dormidos, que se habían reactivado al regresar al lugar de los hechos.

¿Había algo especial que las conectara a través del tiempo?

Por fin dejó de darle vueltas a todo, dejando el miedo en pausa. Estaba dispuesta a aprovechar los días que tenía por delante, e incluso a descubrir más sobre el enigma.

Esa noche durmió de un tirón.

¡Hasta el próximo Post!

Fotografías. Imagen 1 y 6 Enrique Meseguer – Imagen 2 Mohamed Hassan – Imagen 3 ccandg – Imagen 4 Eduardo Vieira – Imagen 5 Kanenori. A través de Pixabay.

3 comentarios en «Sin miedo al pasado»

¿Qué te ha parecido ? Comenta que te leo...